El diseño y el desarrollo ágil

6 octubre, 2012 - 5 minutos de lectura

Un proyecto se podría definir como la planeación y desarrollo de distintas actividades que se realizan en función de un objetivo específico y que además, tiene un deadline. Cumplir en forma con el deadline es la mejor manera de saber si el proyecto fue exitoso o no. Para lograrlo, es necesario planear el proyecto considerando tres elementos básicos: tiempo, alcance y recursos. Si estos tres factores se encuentran en equilibrio, será más fácil entregar productos de calidad, lo que significa concluir exitosamente el proyecto.

En diseño, es común pensar que con unas noches de desvelo tres días antes de la entrega nos bastará para cumplir con el cliente. Sin embargo, estas prácticas suelen sacrificar la calidad, el alcance o los propios recursos. Existen distintos métodos ágiles de planeación que pueden ser una herramienta útil para el desarrollo de proyectos en equipo. Uno de ellos es SCRUM.

SCRUM es un proceso ágil de planeación de proyectos. Como mencioné al inicio, considera el tiempo, los alcances y los recursos para crear un plan de trabajo. Este plan siempre estará enfocado en el valor de negocio y en las necesidades del cliente, además de tener siempre como objetivo la calidad del proyecto.

Al ser un trabajo en equipo, para SCRUM es indispensable la disciplina, la diversión y los objetivos claros.

SCRUM se conduce sobre 3 ejes:

1. Equipo: Existen 3 roles principales dentro del equipo de SCRUM:

  • Product Owner: La voz del cliente. El experto en el negocio que dará a conocer los requerimientos para el proyecto.
  • Scrum Master: Quien promueve las prácticas de SCRUM y se asegura de que el equipo es funcional y productivo.
  • El equipo de desarrollo: Quienes se encargan de ejecutar y gestionar el proyecto.

2. Eventos: SCRUM organiza sus tareas en periodos llamados Sprints. Existe un Sprint para la planeación y otros más para la ejecución. Además, la filosofía de revisión constante de SCRUM se ve reflejada en el Daily Scrum, el cual es una junta diaria de no más de 15 minutos, en la que el equipo explica qué hizo, qué hará y cuáles son sus dificultades. Todo con la finalidad de eliminar posibles fallos durante el proceso. Al concluir un proyecto, el Sprint retrospective sirve como una forma de retroalimentar al equipo para futuros proyectos.

3. Artefactos: Herramientas que se utilizarán para la planeación y desarrollo del proyecto. La primera es el Product backlog, la cual es la lista de características y requerimientos del proyecto. La segunda se trata del Sprint backlog, el cual determina el cronograma de tareas, la estimación en los tiempos de ejecución así como la asignación de recursos para llevar a cabo cada tarea.

Es importante considerar que en cada equipo de trabajo existen personas involucradas y otras más comprometidas. Las primeras aportan lo necesario lograr la conclusión del proyecto, mientras que las segundas trabajan y dedican su esfuerzo al cumplimiento de objetivos.

Dentro de la planeación sugerida por SCRUM, a partir del Product Backlog, se desglosan una serie de tareas a las que se les asigna una duración y un responsable determinados. La estimación del tiempo para cada tarea considera que ésta debe requerir como máximo un día de trabajo (comúnmente ocho horas). Esto ofrece la posibilidad de llevar un control más preciso sobre la situación del proyecto, pues al descomponer cada requerimiento en pequeñas tareas, el trabajo se agiliza, los tiempos se estiman de forma más precisa y el trabajo en equipo fluye mejor.

Hacer eficiente el trabajo en diseño es indispensable para lograr productos de calidad. La calidad es una cualidad de todo proyecto con valor de negocio, y al poder monitorear constantemente su desarrollo nos aseguramos de lograrlo, en tiempo y forma.

SCRUM es una buena herramienta para que los diseñadores que trabajan en equipo logren entregar proyectos a tiempo, de calidad y sin necesidad de desvelarse.